.: bitácora de xmooth

13 agosto 2007

Julie Delphy vuelve a atraparnos en París

A mediados de la semana pasada, al ir a ver la fabulosa Red Road, vi por sorpresa el trailer de 2 Días en París, comedia con la que debuta en la dirección la actriz Julie Delphy. Como las películas de este estilo no abundan precisamente en verano, este mismo fin de semana fui a verla.

Lo primero que he de decir es que Golem tuvo la acertada idea de estrenarla en los Baiona, a pesar de ser claramente una película de corte 'Golem Yamaguchi'. La sala estaba llena. Lo cual me lleva a lo segundo que he de comentar: no se puede ir a ver una película un domingo por la tarde sin enfrentarse a una orgía de bolsas ruidosas, palomitas, papeles de envolver, gente hablando sin respeto alguno, personas entrando hasta 20 minutos tarde en la sala... Puede que con el tiempo me esté volviendo más tiquismiquis, pero definitivamente la gente también se está volviendo más incívica y gilipollas.

Dicho lo cual, hablemos de la peli.


2 Días en París es un proyecto extremadamente personal de Julie Delphy; se diría que hasta altamente autobiográfico: no sólo se desarrolla en la ciudad que la vio nacer, sino que ella misma interpreta el papel protagonista -con sus mismos 35 años-, el reparto lo completan buenos amigos de la actriz, y hasta sus padres hacen de ídem en la película (ambos son reputados actores franceses). Es fácil deducir que, por tanto, todos los diálogos que hilvanan la historia se basan en experiencias personales y sentimientos propios.

En esta ficción a medias Delphy encarna a una fotógrafa con un defecto en la vista que, tras un tour turístico por media Europa con su novio neoyorkino, hace escala en París (donde viven sus padres) antes de volver a Estados Unidos.

Sobre esta base se conforma una película claramente heredera de Antes del Amanecer y Antes del Atardecer, dos pequeñas obras (maestras) anteriores -también muy personales- escritas al alimón por ella, su buen amigo Ethan Hawke y el polifacético Richard Linklater (capaz de crear A Scanner Darkly o Fast Food Nation después de basuras del calibre de Escuela de Rock o Una pandilla de pelotas).


Sin embargo, 2 Días en París no resulta tan intimista como aquellas, y recurre más a técnicas de comedia propias de filmes de Woody Allen, con habituales gags que cuajan de maravilla entre el público europeo: acertadas críticas a Bush (¿cuándo no lo son?), la guerra de Irak, los conflictos 'originados' por el interculturalismo, un desenfadado trato verbal y visual de temas sexuales... En fin, que Delphy no ha tenido tapujos al elegir la sustancia que da vida a su película, y de esta manera logra una inmediata conexión con el público que no tarda en sentirse identificado.

A pesar de ello, hay un par de cosas que empañan en parte el resultado del filme. Por una parte está el hecho de que, a diferencia de los dos filmes de Linklater (y en especial el segundo que también transcurre en París y con unos personajes con mayor bagaje personal), la voz en off ensucia algo el desarrollo de la trama. El hecho de que sea una historia narrada (al menos en su principio y final) choca un poco con el hecho de que se nos cuenten sucesos no vividos por la propia Delphy. Por otra parte, aunque se trata de un filme corto (96'), en ocasiones el ritmo se ralentiza en exceso, y algunas escenas se vuelven algo redundantes y restan fuerza al momento.


Ya al margen, cabe criticar también el hecho de que -por haberse estrenado en salas muy comerciales- la película esté doblada... pero sólo en parte. Siendo un filme en el que constantemente se habla en dos idiomas (inglés y francés), que uno de ellos (el inglés) esté doblado al español resulta profundamente estúpido, pues al fin y al cabo el espectador va a tener que leer subtítulos para la otra mitad. Así, el contraste entre los fragmentos en VOS y los doblados al español acaba por pasar factura a la fuerza interpretativa de los actores (que se resiente totalmente en la parte doblada, como no podía ser menos).

Y aunque quizá la película tarda algo en centrarse (en este sentido reluce aún más la presteza con la que daba comienzo Antes del Atardecer), según avanza va atrapando al espectador. Y tras noquearnos con la dolorosa certidumbre de que nunca conoceremos del todo a las personas que viven con nosotros, desemboca en un final que titubea en la línea de la ambigüedad pero despierta una chispa de esperanza en todo aquél que aún ande buscando a ése alguien con quien compartir su vida.

Etiquetas: ,

1 Comments:

  • Tenía bastantes ganas de verla, aunque lo difícil va a ser encontrar algún amigo que me acompañe, sinó a ir solo o tirar de emule tocan. Los paralelismos que has hechos con las dos Antes del... me han puesto los dientes muy largos.

    By Blogger Àlarik, at 7:36 p. m., agosto 13, 2007  

Publicar un comentario

<< Home